viernes, 15 de junio de 2007

¿Cadenas Productivas? o Integración Vertical

Elaborado por: Jodie Ludeña Delgado, Miguel Macedo Zegarra.

Cadenas Productivas: Definición

Se entiende por cadenas agroproductivas al sistema que articula a los agentes económicos interrelacionados por el mercado, que participan en un mismo proceso productivo, desde la provisión de insumos, la producción, la conservación, la transformación, la industrialización y la comercialización hasta el consumo final de un determinado producto agrícola o pecuario. Esta es la definición convencional que se aplica para conceptuar a las cadenas productivas y que se encuentra en el portal del Ministerio de Agricultura de Perú y que es similar a las que se encuentra en los documentos que abordan el tema de cadenas productivas

Ventajas de formar una cadena productiva exitosa:

La atomización de la producción en manos de muchos productores reduce su capacidad de negociación frente a los eslabones superiores de la cadena, por tanto, las ventajas para los pequeños agricultores aparecen si es que deciden agruparse.

La razón de agruparse (en cooperativas o asociaciones) para participar de una cadena productiva radica básicamente en poder, gracias a ello, alcanzar mayores posibilidades de inversión y de acceso al crédito, así como poder enfrentar el poder de mercado de los eslabones superiores. El poder alcanzado permite a los productores (asociados) negociar el precio de venta a los intermediarios y acopiadores de productos agrícolas, así como para la exportación del producto.

Supone, para los agricultores asociados, minimizar sus costos al alcanzar economías de escala, especialización de variedades de productos agrícolas y eficiencia en la comercialización de estos. Esto provocaría la especialización en la producción.

De darse la especialización en la producción, se esperaría que el producto producido se estandarice sea su destino el mercado interno o externo.

Desventajas de los pequeños agricultores frente a la cadena productiva:

El acceso a los últimos eslabones de la cadena es limitado, pues existen barreras a la entrada de tipo económico, por esto último se entiende, poseer un tipo de infraestructura específica (activos fijos, acceso a fuentes de financiamiento de alta envergadura), conocimiento del mercado, especialización en el producto, esto motiva la integración horizontal dentro de los eslabones superiores de la cadena y por tanto la existencia de oligopsonios y monopsonios.

La existencia de monopsonios (un comprador) u oligopsonios (varios productores), propone dentro de la cadena, un esquema de competencia imperfecta, porque se rompe el supuesto de libre acceso a la información y precisamente el de competencia pues es limitado el número de compradores. Los pocos compradores determinan el precio de mercado, el poder de negociación de los eslabones inferiores se debilita en la medida que existan muchas asociaciones, más aún si es posible adquirir el producto de los eslabones inferiores importándolo.

La teoría económica propone la intervención del estado ante la existencia de mercados de competencia imperfecta, debiera entonces participar el estado en la regulación de mercados que se encuentran bajo el esquema de cadenas productivas, a fin de corregir las imperfecciones. No se puede por tanto aplicar el principio de “dejar hacer” porque eso supondría permitir el funcionamiento de mercados imperfectos y con ello la libertad de quedar impune, por parte de los eslabones superiores de la cadena, ante la posibilidad de cometer abuso de poder de mercado.

Por otro lado, la especialización a la que apuntaría la teoría de la cadena productiva, supone un margen de rentabilidad estable en el tiempo sobre el cual las únicas expectativas de crecimiento en el ingreso de los productores estaría dado no por darle valor agregado al producto sino únicamente por una situación de subida de precios exógena. Esto porque otorgar valor agregado supondría ir rompiendo con la cadena e ir incorporando funciones de los eslabones superiores y pasar con ello a otro modelo de trabajo, el de la integración vertical.

Requisitos para que una cadena sea calificada como exitosa:

El ministerio de agricultura señala que para que una cadena productiva sea exitosa, los actores económicos deben estar articulados en términos de tecnología, financiamiento y/o capital bajo condiciones de cooperación y equidad. Pero como se señaló en el acápite anterior la estructura de las cadenas productivas agrícolas, no poseen los incentivos para que dichas condiciones existan.

De acuerdo con la propuesta del Ministerio de Agricultura, cuando estos agentes económicos se articulan mediante condiciones de confianza, eficiencia, cooperación y equidad se encontrarán en condiciones de competir exitosamente en el mercado, toda vez que responderán rápidamente a los cambios que ocurran en él. Lo que implica apostar por un acto de buena fe de los participantes de la cadena (sobretodo de los eslabones superiores) de que vayan a actuar de un modo probo en los procesos de negociación con los eslabones inferiores

Un requisito para que exista la cadena es que no exista interés de capturar funciones del nivel superior de la cadena, puesto que dicha “captura” apuntaría a abandonar el esquema de cadena y de especialización e introducirse en uno de integración vertical.

Experiencia Nacional:

Agricultura Extensiva:

Cadena del café:

Progresivo abandono del esquema convencional de cadena para dar paso a uno de integración vertical, rompiendo con las barreras a la entrada de los eslabones superiores en términos de conocimiento, alcance tecnológico, acceso a financiamiento, adquisición de maquinaria específica, etc.

Su éxito lo consiguió sin la participación del Estado, no recibe drawback, opera en zonas cocaleras donde el Estado ha rezagado su presencia y es el primer producto de exportación agrario. El 85% de las familias productoras posee entre 0.5 y 5 hectáreas.

Cadena del algodón:

La cadena opera desde la época de la colonia; sin embargo los procesos de integración horizontal y vertical en los eslabones superiores de la cadena (textileros, hilanderos) han sido cada vez mayores, la materia prima de los eslabones inferiores ha experimentado la competencia de los productos importados (algodón en fibra e hilados).

El eslabón inferior (productores), durante los últimos años, ha conseguido con apoyo del gobierno una forma de subsidio encubierto (programa de formalización) gracias a su capacidad organizativa gremial, la misma que a pesar de su fuerza no ha podido aún contrarrestar el poder de mercado de los eslabones superiores de la cadena.

Los eslabones superiores financian la producción de algodón, ante la escasez de acceso al crédito de los agricultores. Este es un ejemplo de expansión de los eslabones superiores en torno a lograr la integración vertical de la cadena sin contar precisamente con el primer eslabón de la cadena, puesto que sustituyen cuando desean el producto local (algodón) por producto importado. El algodón peruano solamente abastece el 50% de su demanda.

Conclusiones:

Las cadenas productivas representan una invitación a industrializar un producto, esto no supone que sean los eslabones inferiores de la cadena quienes lideren dicho proceso de industrialización, esta labor termina correspondiendo a los eslabones superiores. Si un eslabón salta a realizar la labor de otro eslabón, se rompe la cadena y se pasa a un proceso de integración vertical. El primer paso para aumentar las ganancias en la cadena es romper la cadena e ir tras el valor agregado que produce el siguiente eslabón y con ello realizar las funciones que éste realizaba en la cadena, sí y solo sí el beneficio de integrarse supera su costo (aprender todo lo que el eslabón absorbido hacía en la cadena).

Responde por tanto a un modelo de facilitación de las ganancias de la industrialización para los más especializados en poder generar el mayor valor agregado.

Propone la especialización, esto provoca la estabilidad en el valor agregado que cada eslabón aporta y por tanto de la estabilidad de las ganancias.

Dos condiciones para que operen con éxito las cadenas productivas, desde el punto de vista del productor, es que todos estén organizados en un único Ente que negocie con el eslabón siguiente de la cadena y por otro lado que no exista producto importado que sustituya el que produce este eslabón (la materia prima), Esto porque varias asociaciones de productores que negocian con el siguiente eslabón de la cadena generan los incentivos para que el comprador ofrezca comprar al que ofrece al precio más bajo, si las asociaciones se unen en un único ente el poder de negociación se igual con el del siguiente eslabón. De existir sustituto, como por ejemplo un bien importado, a lo que el primer eslabón produce, el poder de negociación del eslabón primario se debilita inclusive si estuvieran asociados en un único Ente.

jueves, 14 de junio de 2007

El Sistema de Posicionamiento Global (GPS) el Sistema de Información Geográfica (SIG) y su uso en el sector agrario.

El Sistema de Posicionamiento Global (GPS por sus siglas en inglés) es una tecnología desarrollada por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos con propósitos militares que ahora puesta al servicio del uso civil permite determinar la ubicación de un objeto, persona, vehículo, nave, en cualquier punto del globo terráqueo, bajo cualquier condición climática, utilizando señales de satélite, con una posibilidad de error de escasos centímetros usando GPS diferencial (un sistema que permite aplicar correcciones de los datos recibidos de los satélites).

EL GPS funciona mediante una red de 24 en órbita sobre el globo a 20.200 km con trayectorias sincronizadas para cubrir toda la superficie de la tierra, Estaciones Terrestres, que se encargan de calibrar desde la tierra el correcto funcionamiento de los satélites y las Unidades Receptoras GPS que son las que reciben la señal del satélite brindándonos la ubicación en la que nos encontramos.

Mediante el uso de esta tecnología se pueden hacer mapeos de áreas geográficas de modo sencillo y si se combina con la tecnología del Sistema de Información Geográfica (SIG) se pueden obtener visualizaciones específicas de determinadas áreas dentro de extensiones de terreno, como por ejemplo, el conjunto de parcelas que cultivan algodón en un valle.

La combinación de estas dos tecnologías, resultaría de mucha utilidad para los Ministerios de Agricultura que aún no las han implementado. Para el caso peruano, la experiencia que se ha tenido con el algodón en el marco del Programa de formalización de producción del algodón Tangüis y posteriormente aplicado también para otras variedades como el Pima, Áspero y Del Cerro, en el cual se otorga un incentivo económico a los agricultores a cambio de formalizar la comercialización, pudo haber reducido algunos costos de transacción y de monitoreo con el uso de estas tecnologías, porque utilizándolas adecuadamente se podría obtener en tiempo real la información de dónde se cultiva, quienes cultivan y a quienes se les vende.

En el valle de Huaral, ubicado a 90Km al norte de la ciudad de Lima donde la mayoría de familias agricultoras son minifundistas, el Centro Peruano de Estudios Sociales (CEPES) realizó el mapeo de cada parcela del valle utilizando tecnología GPS, con ello no solamente se tiene conocimiento exacto del área cultivable del valle, sino también, cuanta de ésta se encuentra o no en uso y además a qué cultivo se destina y es que la información recolectada vía GPS sirvió no sólo para hacer cartografía del valle sino también como insumo para un software YACU (www.huaral.org.pe/yacu) el cual emite información detallada de las zonas destinadas a cada cultivo, dicha información se actualiza con ayuda de las Comisiones de Juntas de Riego del Valle y es remitida al Ministerio de Agricultura, el mismo que puede hacer seguimiento de dicha información. Se ha intentado llegar al proceso de visualización utilizando la tecnología del SIG, pero esta es una etapa que se encuentra en proceso.

El poseer un registro confiable a nivel nacional de cuánta área se destina a cada cultivo, cómo esta varía, qué tan cercana está una parcela de la otra, resulta de suma utilidad para las labores de planificación, inclusive para evaluar temas como la asociatividad entre productores agrarios, recuérdese que la cercanía entre parcelas destinadas a un mismo cultivo beneficia los procesos de asociatividad dado que con ello se pueden alcanzar economías de escala. El registro histórico de los cambios en las zonas de cultivo, puede servir para identificar problemas de erosión de suelos (para citar un caso) dado que los reportes a nivel agregado que se encuentra en los boletines de información agraria no brindan detalles de si las tierras dedicadas a un cultivo se muestran contiguas o no, o si se desplazó el área de cultivo, solamente cuánto se sembró o se cosechó.

(*) Imagen del uso del SIG y GPS extraída de Wikipedia