miércoles, 22 de agosto de 2007

El empleo en el mensaje del presidente García. (a casi un mes del mensaje)

De acuerdo con datos del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE), entre las características más relevantes de la situación laboral destacan:

  • El coeficiente de inversión privada entre el PBI estuvo por debajo del 17 % en el 2006.(que debiera de estar en 20% de acuerdo con algunas estimaciones del MEF).
  • El 60 % de la Población Económicamente Activa (PEA) se concentra en las MYPEs. Esto revela la importancia económica y social de la micro y pequeña empresa.
  • Solo el 20 % de la PEA se ha insertado en empresas dinámicas.
  • En la zona rural el 63.4 % de la PEA en el 2005 se encontraba en situación de subempleo, principalmente por los bajos ingresos que perciben las actividades económicas en el medio rural
  • En el 2005, El 5 % de la PEA nacional se encontraba en desempleo.

De lo anterior, se puede observar que las MYPES ayudan a evitar mayores colapsos sociales, que si bien a nivel nacional no se adolece de un problema agudizado de desempleo “estadísticamente” hablando, los problemas de subempleo, resultan muy serios sobretodo en el campo y que por otro lado, la inversión privada es insuficiente para la generación de nuevos puestos de empleo.

En su mensaje por fiestas patrias, el presidente García, señaló que el empleo ha crecido en las empresas de 10 a más trabajadores había crecido en 9%, sin embargo, el grueso de la PEA se encuentra en las MYPES y si bien es un grueso importante de la población que autogenera su empleo, el asunto es cómo hacerlo productivo y con tendencia a su expansión en número de trabajadores y en promover su “evolución” empresarial.

Hubo una seria ausencia de cómo el gobierno planea aumentar los puestos de empleo que el mercado laboral necesita, para absorber adecuadamente, sin precarizaciones, a la actual fuerza laboral inactiva y a las siguientes generaciones que saldrían a buscar empleo, se necesita de nuevos emprendimientos y de mayor inversión no solamente por el lado del sector privado, sino también del público (infraestructura y presencia del Estado inclusive, en muchas zonas rurales). De esto último, se observa un claro limitante por parte MTPE en su capacidad de acción, no por la calidad de sus funcionarios o inclusive por los lineamientos y estrategias políticas que lo puedan afectar, sino porque los problemas de desempleo y subempleo poseen raíces de tipo estructural tan serias que resulta ineludible, la necesidad de abordarlos desde un punto de vista multisectorial, es decir la responsabilidad no recae únicamente en el MTPE, ubicar el juicio únicamente en este ministerio es seguir el juego de que cuando se busque un chivo expiatorio a la inercia en las situaciones, se señale al MTPE como responsable político, lo cual es cierto, lo es, pero ese es el juicio político, un juicio de tipo más holístico iría más arriba.

Otra ausencia ha sido cómo el gobierno planea reducir los niveles de subempleo por bajos ingresos en el campo, donde cerca del 50% de la actividad económica en ese ámbito es agraria. El Sr. Presidente mencionó la programación de acuerdos comerciales y de las agroexportaciones crecientes generadoras de empleo, pero el asunto no es únicamente buscar mercados sino dar las condiciones suficientes para aprovechar esas aperturas y sobretodo evitar los perjuicios que ocasionan en caída de precios y desplazamiento de producción nacional por productos importados subsidiados. Bajo ese esquema de apertura desorganizado cómo es que se quiere reducir las cifras de subempleo por ingreso en el campo, simplemente resulta inconsistente, sobretodo mientras no se aborden los problemas estructurales que afectan la pobreza en el ámbito rural.

El presidente García mencionó la necesidad de un Pacto Social con la clase empresarial y la promoción de la mejora en el salario mínimo e hizo alusión a promover el trabajo decente, al respecto de esto, durante muchos años ha habido un sesgo muy fuerte a dejar a los mercados de comercialización agrarios en manos del mercado mismo y la regulación laboral y de incentivos a la empresa en medios rurales ha fortalecido esta situación, no combatiendo los abusos de poder de mercado, como ha ocurrido en mercados como del algodón que aún no ha resuelto, entre tantos problemas, su denuncia ante INDECOPI precisamente por estos motivos.

viernes, 15 de junio de 2007

¿Cadenas Productivas? o Integración Vertical

Elaborado por: Jodie Ludeña Delgado, Miguel Macedo Zegarra.

Cadenas Productivas: Definición

Se entiende por cadenas agroproductivas al sistema que articula a los agentes económicos interrelacionados por el mercado, que participan en un mismo proceso productivo, desde la provisión de insumos, la producción, la conservación, la transformación, la industrialización y la comercialización hasta el consumo final de un determinado producto agrícola o pecuario. Esta es la definición convencional que se aplica para conceptuar a las cadenas productivas y que se encuentra en el portal del Ministerio de Agricultura de Perú y que es similar a las que se encuentra en los documentos que abordan el tema de cadenas productivas

Ventajas de formar una cadena productiva exitosa:

La atomización de la producción en manos de muchos productores reduce su capacidad de negociación frente a los eslabones superiores de la cadena, por tanto, las ventajas para los pequeños agricultores aparecen si es que deciden agruparse.

La razón de agruparse (en cooperativas o asociaciones) para participar de una cadena productiva radica básicamente en poder, gracias a ello, alcanzar mayores posibilidades de inversión y de acceso al crédito, así como poder enfrentar el poder de mercado de los eslabones superiores. El poder alcanzado permite a los productores (asociados) negociar el precio de venta a los intermediarios y acopiadores de productos agrícolas, así como para la exportación del producto.

Supone, para los agricultores asociados, minimizar sus costos al alcanzar economías de escala, especialización de variedades de productos agrícolas y eficiencia en la comercialización de estos. Esto provocaría la especialización en la producción.

De darse la especialización en la producción, se esperaría que el producto producido se estandarice sea su destino el mercado interno o externo.

Desventajas de los pequeños agricultores frente a la cadena productiva:

El acceso a los últimos eslabones de la cadena es limitado, pues existen barreras a la entrada de tipo económico, por esto último se entiende, poseer un tipo de infraestructura específica (activos fijos, acceso a fuentes de financiamiento de alta envergadura), conocimiento del mercado, especialización en el producto, esto motiva la integración horizontal dentro de los eslabones superiores de la cadena y por tanto la existencia de oligopsonios y monopsonios.

La existencia de monopsonios (un comprador) u oligopsonios (varios productores), propone dentro de la cadena, un esquema de competencia imperfecta, porque se rompe el supuesto de libre acceso a la información y precisamente el de competencia pues es limitado el número de compradores. Los pocos compradores determinan el precio de mercado, el poder de negociación de los eslabones inferiores se debilita en la medida que existan muchas asociaciones, más aún si es posible adquirir el producto de los eslabones inferiores importándolo.

La teoría económica propone la intervención del estado ante la existencia de mercados de competencia imperfecta, debiera entonces participar el estado en la regulación de mercados que se encuentran bajo el esquema de cadenas productivas, a fin de corregir las imperfecciones. No se puede por tanto aplicar el principio de “dejar hacer” porque eso supondría permitir el funcionamiento de mercados imperfectos y con ello la libertad de quedar impune, por parte de los eslabones superiores de la cadena, ante la posibilidad de cometer abuso de poder de mercado.

Por otro lado, la especialización a la que apuntaría la teoría de la cadena productiva, supone un margen de rentabilidad estable en el tiempo sobre el cual las únicas expectativas de crecimiento en el ingreso de los productores estaría dado no por darle valor agregado al producto sino únicamente por una situación de subida de precios exógena. Esto porque otorgar valor agregado supondría ir rompiendo con la cadena e ir incorporando funciones de los eslabones superiores y pasar con ello a otro modelo de trabajo, el de la integración vertical.

Requisitos para que una cadena sea calificada como exitosa:

El ministerio de agricultura señala que para que una cadena productiva sea exitosa, los actores económicos deben estar articulados en términos de tecnología, financiamiento y/o capital bajo condiciones de cooperación y equidad. Pero como se señaló en el acápite anterior la estructura de las cadenas productivas agrícolas, no poseen los incentivos para que dichas condiciones existan.

De acuerdo con la propuesta del Ministerio de Agricultura, cuando estos agentes económicos se articulan mediante condiciones de confianza, eficiencia, cooperación y equidad se encontrarán en condiciones de competir exitosamente en el mercado, toda vez que responderán rápidamente a los cambios que ocurran en él. Lo que implica apostar por un acto de buena fe de los participantes de la cadena (sobretodo de los eslabones superiores) de que vayan a actuar de un modo probo en los procesos de negociación con los eslabones inferiores

Un requisito para que exista la cadena es que no exista interés de capturar funciones del nivel superior de la cadena, puesto que dicha “captura” apuntaría a abandonar el esquema de cadena y de especialización e introducirse en uno de integración vertical.

Experiencia Nacional:

Agricultura Extensiva:

Cadena del café:

Progresivo abandono del esquema convencional de cadena para dar paso a uno de integración vertical, rompiendo con las barreras a la entrada de los eslabones superiores en términos de conocimiento, alcance tecnológico, acceso a financiamiento, adquisición de maquinaria específica, etc.

Su éxito lo consiguió sin la participación del Estado, no recibe drawback, opera en zonas cocaleras donde el Estado ha rezagado su presencia y es el primer producto de exportación agrario. El 85% de las familias productoras posee entre 0.5 y 5 hectáreas.

Cadena del algodón:

La cadena opera desde la época de la colonia; sin embargo los procesos de integración horizontal y vertical en los eslabones superiores de la cadena (textileros, hilanderos) han sido cada vez mayores, la materia prima de los eslabones inferiores ha experimentado la competencia de los productos importados (algodón en fibra e hilados).

El eslabón inferior (productores), durante los últimos años, ha conseguido con apoyo del gobierno una forma de subsidio encubierto (programa de formalización) gracias a su capacidad organizativa gremial, la misma que a pesar de su fuerza no ha podido aún contrarrestar el poder de mercado de los eslabones superiores de la cadena.

Los eslabones superiores financian la producción de algodón, ante la escasez de acceso al crédito de los agricultores. Este es un ejemplo de expansión de los eslabones superiores en torno a lograr la integración vertical de la cadena sin contar precisamente con el primer eslabón de la cadena, puesto que sustituyen cuando desean el producto local (algodón) por producto importado. El algodón peruano solamente abastece el 50% de su demanda.

Conclusiones:

Las cadenas productivas representan una invitación a industrializar un producto, esto no supone que sean los eslabones inferiores de la cadena quienes lideren dicho proceso de industrialización, esta labor termina correspondiendo a los eslabones superiores. Si un eslabón salta a realizar la labor de otro eslabón, se rompe la cadena y se pasa a un proceso de integración vertical. El primer paso para aumentar las ganancias en la cadena es romper la cadena e ir tras el valor agregado que produce el siguiente eslabón y con ello realizar las funciones que éste realizaba en la cadena, sí y solo sí el beneficio de integrarse supera su costo (aprender todo lo que el eslabón absorbido hacía en la cadena).

Responde por tanto a un modelo de facilitación de las ganancias de la industrialización para los más especializados en poder generar el mayor valor agregado.

Propone la especialización, esto provoca la estabilidad en el valor agregado que cada eslabón aporta y por tanto de la estabilidad de las ganancias.

Dos condiciones para que operen con éxito las cadenas productivas, desde el punto de vista del productor, es que todos estén organizados en un único Ente que negocie con el eslabón siguiente de la cadena y por otro lado que no exista producto importado que sustituya el que produce este eslabón (la materia prima), Esto porque varias asociaciones de productores que negocian con el siguiente eslabón de la cadena generan los incentivos para que el comprador ofrezca comprar al que ofrece al precio más bajo, si las asociaciones se unen en un único ente el poder de negociación se igual con el del siguiente eslabón. De existir sustituto, como por ejemplo un bien importado, a lo que el primer eslabón produce, el poder de negociación del eslabón primario se debilita inclusive si estuvieran asociados en un único Ente.

jueves, 14 de junio de 2007

El Sistema de Posicionamiento Global (GPS) el Sistema de Información Geográfica (SIG) y su uso en el sector agrario.

El Sistema de Posicionamiento Global (GPS por sus siglas en inglés) es una tecnología desarrollada por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos con propósitos militares que ahora puesta al servicio del uso civil permite determinar la ubicación de un objeto, persona, vehículo, nave, en cualquier punto del globo terráqueo, bajo cualquier condición climática, utilizando señales de satélite, con una posibilidad de error de escasos centímetros usando GPS diferencial (un sistema que permite aplicar correcciones de los datos recibidos de los satélites).

EL GPS funciona mediante una red de 24 en órbita sobre el globo a 20.200 km con trayectorias sincronizadas para cubrir toda la superficie de la tierra, Estaciones Terrestres, que se encargan de calibrar desde la tierra el correcto funcionamiento de los satélites y las Unidades Receptoras GPS que son las que reciben la señal del satélite brindándonos la ubicación en la que nos encontramos.

Mediante el uso de esta tecnología se pueden hacer mapeos de áreas geográficas de modo sencillo y si se combina con la tecnología del Sistema de Información Geográfica (SIG) se pueden obtener visualizaciones específicas de determinadas áreas dentro de extensiones de terreno, como por ejemplo, el conjunto de parcelas que cultivan algodón en un valle.

La combinación de estas dos tecnologías, resultaría de mucha utilidad para los Ministerios de Agricultura que aún no las han implementado. Para el caso peruano, la experiencia que se ha tenido con el algodón en el marco del Programa de formalización de producción del algodón Tangüis y posteriormente aplicado también para otras variedades como el Pima, Áspero y Del Cerro, en el cual se otorga un incentivo económico a los agricultores a cambio de formalizar la comercialización, pudo haber reducido algunos costos de transacción y de monitoreo con el uso de estas tecnologías, porque utilizándolas adecuadamente se podría obtener en tiempo real la información de dónde se cultiva, quienes cultivan y a quienes se les vende.

En el valle de Huaral, ubicado a 90Km al norte de la ciudad de Lima donde la mayoría de familias agricultoras son minifundistas, el Centro Peruano de Estudios Sociales (CEPES) realizó el mapeo de cada parcela del valle utilizando tecnología GPS, con ello no solamente se tiene conocimiento exacto del área cultivable del valle, sino también, cuanta de ésta se encuentra o no en uso y además a qué cultivo se destina y es que la información recolectada vía GPS sirvió no sólo para hacer cartografía del valle sino también como insumo para un software YACU (www.huaral.org.pe/yacu) el cual emite información detallada de las zonas destinadas a cada cultivo, dicha información se actualiza con ayuda de las Comisiones de Juntas de Riego del Valle y es remitida al Ministerio de Agricultura, el mismo que puede hacer seguimiento de dicha información. Se ha intentado llegar al proceso de visualización utilizando la tecnología del SIG, pero esta es una etapa que se encuentra en proceso.

El poseer un registro confiable a nivel nacional de cuánta área se destina a cada cultivo, cómo esta varía, qué tan cercana está una parcela de la otra, resulta de suma utilidad para las labores de planificación, inclusive para evaluar temas como la asociatividad entre productores agrarios, recuérdese que la cercanía entre parcelas destinadas a un mismo cultivo beneficia los procesos de asociatividad dado que con ello se pueden alcanzar economías de escala. El registro histórico de los cambios en las zonas de cultivo, puede servir para identificar problemas de erosión de suelos (para citar un caso) dado que los reportes a nivel agregado que se encuentra en los boletines de información agraria no brindan detalles de si las tierras dedicadas a un cultivo se muestran contiguas o no, o si se desplazó el área de cultivo, solamente cuánto se sembró o se cosechó.

(*) Imagen del uso del SIG y GPS extraída de Wikipedia

martes, 15 de mayo de 2007

Los Derechos de Propiedad Intelectual, la Biopiratería y el Conocimiento Tradicional.


En el año 1972 el Dr. Chakrabarty y General Motors (GM) solicitaron el otorgamiento de una patente en EE.UU. para una bacteria genéticamente modificada que devoraba el petróleo crudo, útil para los casos de derramamiento, alegando que debía considerársele como sustancia química. Sin embargo, la oficina de patentes de EE.UU. negó acceder a dicha solicitud por no encontrarse este caso dentro de los estatutos permisibles para el otorgamiento de una patente, porque no se le podía considerar como sustancia química sino como ser vivo. Naturalmente GM acudió al Tribunal de Apelación y finalmente al Tribunal de la Corte Suprema, que anuló definitivamente la negativa de la Oficina de Patente, siete años más tarde, esta última tuvo que dictaminar que se puede patentar cualquier cosa que esté viva excepto un ser humano completamente nacido. Esto ha tenido implicancias serias luego de haberse podido estudiar el mapa del ADN dado que cada gen que se aisla puede patentarse en EE.UU. como, por ejemplo, el gen del cáncer de mama.

El precedente que marcó General Motor cambió la regulación en EE.UU. con respecto al ámbito de patentabilidad y naturalmente no es extraño que dichas condiciones se persigan más allá de las fronteras de un país y que sean solicitadas en los TLC's.

En el TLC con EE.UU. se ha establecido que el Perú debe “realizar todos los esfuerzos razonables” para el otorgamiento de patentes en el caso de plantas, a pesar de que actualmente la normatividad de la Comunidad Andina y la legislación nacional no lo permiten (como tampoco el otorgar certificados de obtentor por el "descubrimiento de variedades vegetales" que estipula UPOV 91, tratado al cual debería de adherirse Perú de acuerdo con el TLC). Esto va en completa concordancia con los beneficios que persiguen principalmente empresas como Cargill (Estados Unidos), Archer Daniels Midland (Estados Unidos) y Louis Dreyfus (Francia), quienes controlan más del 80% del comercio mundial de granos, sobretodo de los genéticamente modificados (transgénicos).

Bajo el argumento de "descubrimiento", varias plantas como el yacón, la quinua, la ayahuasca, el algodón silvestre de color, entre otros, ya han sido patentadas en EE.UU. Esta es una forma impropia de aprovechar un recurso cuya utilidad es conocida gracias al trabajo milenario de quienes domesticaron dichas plantas para su cultivo y uso (agricultores, comunidades campesinas e indígenas). Dichas patentes otorgan a los laboratorios derechos exclusivos para producir y comercializar esos productos y no retribuyen económicamente a los pueblos que descubrieron realmente la utilidad Debe recordarse además el caso del las empresas Pure World Botanical y Biotics Research Corp., quienes registraron en la Oficina de Patentes de los Estados Unidos (2000) derechos sobre extractos de lepidium meyenii (maca) para aplicaciones farmacéuticas, así como composición y métodos de preparación de lepidium, en el primer caso, y maca y cornamenta para el aumento de los niveles de testoterona, en el segundo, alegando que fueron invenciones suyas.

Los aspectos de Biodiversidad en el TLC entre Perú y EE.UU. se encuentran dentro de una “Carta Adjunta”. La misma que puede o no ser aprobada conjuntamente con el Acuerdo o por separado, y además en el momento que lo crea oportuno el Congreso de EE.UU. Dicha Carta contiene un enunciado que invoca a la reparticion "equitativa" de los beneficios provenientes del uso de la biodiversidad, aunque naturalmente los criterios para definir lo que es equitativo entre una multinacional y un pueblo indígena no aparecen en el acuerdo.

Está claro que la ciencia debe de avanzar en “inventar” y los investigadores en “descubrir”, buscando poner a disposición del mundo sus creaciones o descubrimientos y obtener una retribución por su trabajo, pero también es claro que debe de realizarse en un contexto de justicia económica y social y no sometiendo la justicia a un principio ideológico de priorizar el miedo a la fuga de inversiones cuando estas ni siquiera se encuentran en Perú. De acuerdo a un Documento Institucional de INDECOPI que hace algunas reflexiones sobre el TLC (2005), el 95% de las invenciones registradas en Perú son hechas por no residentes y son de un alto contenido tecnológico.

El gobierno peruano debe empezar un serio proceso de sistematización de toda la ciencia alcanzada y contenida en el conocimiento tradicional de los pueblos indígenas peruanos, la misma a la que han arribado a lo largo de cientos de años de domesticación (fitomejoramiento) y de investigación de diferentes especies vegetales y que debiera ser conocida a nivel mundial en correcto sentido, pues resulta justo declarar el verdadero origen de dichos conocimientos, de tal forma que quien desee continuar el avance científico que pudiera desarrollar a partir de lo ya existente, tenga la obligación de declarar la naturaleza y origen del mismo. Todo esto, antes de proseguir con procesos que legalizarían lo que hasta la actualidad llamamos “biopiratería”. No es posible que el que mejora genéticamente una planta pueda tener mayores beneficios que aquel que la domesticó, que aquel que encontró hace cientos de años su uso y los beneficios de su uso, puesto que no existe equilibrio entre su aporte científico y la retribución que recibe, no es posible permitir esto ni en un TLC ni en el plano multilateral (OMC, OMPI).